Queratocono

Cada día es más frecuente los pacientes con queratocono que acuden a nuestra consulta de In and Eyes. Se trata de una enfermedad ocular progresiva en la cual la córnea normalmente redonda se adelgaza y comienza a abultarse en forma de cono, lo que hace que la luz que entra al ojo se desvíe, causando visión distorsionada. El queratocono puede ocurrir en uno o ambos ojos y a menudo comienza durante la adolescencia de una persona o a principios de los 20 años.

A medida que el queratocono se vuelve más irregular en su forma, causa miopía progresiva y astigmatismo irregular, creando problemas adicionales como visión borrosa y sensación de malestar ocular. A menudo, los pacientes con queratocono experimentan deslumbramiento, sensibilidad a la luz y cambios en la prescripción de sus anteojos cada vez que visitan a su oftalmólogo.

En In and Eyes contamos con oftalmólogos especialistas en el tratamiento de queratocono, y por ello sabemos que en la forma más leve de queratocono, los anteojos o lentes de contacto blandos pueden ayudar. Sin embargo, a medida que la enfermedad progresa y la córnea se adelgaza y se vuelve cada vez más irregular, los anteojos y los lentes de contacto blandos ya no proporcionan una corrección adecuada de la visión. En las fases avanzadas del queratocono es necesario cirugías especializadas como cross linking, implante de anillos intraestromales, o en su forma más grave, trasplante de córnea.

Anillos Intraestomales

¿Cómo es esta prótesis, en qué consiste la técnica de su implantación?

Son segmentos semicirculares de material biocompatible introducidos a nivel del estroma corneal con el afán de centrar la zona de protrusión del cono; se reducen así las aberraciones ópticas inducidas por el queratocono. Se denominan habitualmente según el fabricante: Intacs, Kerarings o Anillos de Ferrara.

¿En qué casos puede aplicarse?

Está indicada principalmente en casos de Queratocono, Ectasia poscirugía refractiva, Ectasia posqueratotomia radial, astigmatismo irregular posqueratoplastia (trasplante de córnea) y en la corrección óptica de aberraciones corneales.

¿Tiene riesgos? ¿hay que tomar alguna precaución?

Es un procedimiento que se realiza en quirófano de manera ambulatoria. Es reversible y raramente presenta complicaciones durante la operación o en el posoperatorio. No se puede realizar en córneas extremadamente curvas o con grosor corneal muy disminuido. Es conveniente también la ausencia de cicatrices a nivel de la córnea central y el número adecuado de células en el endotelio.

¿Cuáles son los resultados?

Permite un aplanamiento selectivo de la curvatura corneal que reduce las aberraciones ópticas y el grado de defecto refractivo lo cual redunda en una mejora en la calidad visual o mayor tolerancia al uso de lentillas. El efecto esperado no es inmediato. Hay que esperar semanas e incluso meses para que se estabilice el cambio de la forma de la córnea y, en consecuencia, su graduación.

¿Puede asociarse a otras técnicas?

Puede ir combinada con el Crosslinking (CXL) y también con la cirugía refractiva con lentes intraoculares.

Crosslinking

¿En qué casos se aplica?

Los oftalmólogos suelen indicar la necesidad de emplear el crosslinking corneal en las fases iniciales de la enfermedad o bien como complemento a los anillos intraestromales en los casos más avanzados. Por lo tanto, podemos decir que es una técnica con la que se tratan de frenar las causas del queratocono, pero no se emplea por sí misma para corregir la patología una vez esta ha progresado.

¿En qué consiste?

El tratamiento consiste en la aplicación sobre la córnea de un colirio de vitamina B12 (riboflavina) y, posteriormente, de rayos ultravioleta (UVA). El objetivo del crosslinking corneal es conseguir estabilizar esta estructura del ojo mediante el incremento de enlaces moleculares y reforzar el colágeno corneal que está debilitado por el queratocono. En definitiva, con este procedimiento, el oftalmólogo especializado en enfermedades de la córnea trata de disminuir la elasticidad del tejido corneal y de recuperar su rigidez y calidad original.

El crosslinking corneal es una técnica simple, no invasiva y que se realiza en el quirófano de forma ambulatoria, sin ingreso. El cirujano no trabaja dentro del globo ocular, sino que actúa solo en la superficie de la córnea. Además, la duración del procedimiento no suele superar los 30 minutos por ojo y con una sola sesión suele ser suficiente aunque no hay inconveniente en repetirlo si fuese necesario.

¿Qué resultados se obtienen?

Habitualmente, los resultados de la aplicación del crosslinking corneal no se aprecian de forma inmediata. No se generan alteraciones ni mejoras de la visión rápidamente e, incluso, en algunos casos, pueden no producirse cambios, pero sí modificaciones de la estructura corneal y, como consecuencia, un aumento de su estabilidad para evitar un mayor deterioro visual.

Consultorio

Carrera 13 #94 A – 25 / Cetro Ejecutivo Castilla, Consultorio 305 / Bogotá

Teléfonos

+57 319 338 33 56 / (571) 466 09 58

Correo

contacto@inandeyes.com