Oculoplastia

La cirugía oculoplástica se ocupa de todas las alteraciones que puedan aparecer alrededor de los ojos, en párpados, cejas, etc, tanto de tipo funcional (enfermedades de los párpados) como estético.

El contorno del ojo es la zona más frágil y delicada del rostro. Necesita nuestra atención porque la edad, el cansancio y el estrés dejan sus huellas en él bajo distintas formas que van desde las ojeras hasta las “patas de gallo”, pasando por las bolsas e hinchazones de los párpados.

Toxina botulínica

Resultados visibles desde la primera sesión. La toxina botulínica es conocida por su acción relajante sobre los músculos, lo que la convierte en una de las “estrellas” de los tratamientos de rejuvenecimiento y belleza. Nuestros cirujanos la emplean para atenuar líneas de expresión causadas por el paso del tiempo y para suavizar molestas y antiestéticas arrugas. Esto se consigue al relajar de manera controlada algunos de los músculos responsables de la expresión facial, obteniendo un aspecto más joven y terso de la cara. Es importante señalar que la acción de la toxina botulínica dura unos meses, debiendo repetirse periódicamente su aplicación en función de las personas (si gesticulan mucho o no) y de la edad. Los efectos secundarios pueden incluir un pequeño hematoma y, en alguna ocasión, ligeras asimetrías que se corrigen con un retoque. De igual manera, este fármaco puede ser utilizado para tratar determinadas enfermedades. En este sentido, con la aplicación de forma controlada de la toxina botulínica se trata el blefaroespasmo esencial, enfermedad en la que los párpados se cierran involuntariamente de forma repetida.

Blefaroplastia

De todas las técnicas microquirúrgicas que se utilizan en Oculoplastia, la blefaroplastia es la más frecuente, ya que este tratamiento elimina las “bolsas” de los párpados o párpados caídos. El procedimiento consiste en extraer la grasa al mismo tiempo que exceso de piel y músculo de los párpados superiores e inferiores. La cirugía puede corregir la separación de los párpados superiores y embolsamiento de la parte inferior de los ojos, rasgos que pueden hacer que una persona se vea más vieja y más cansada de lo que se siente, pudiendo en algunos casos incluso interferir con la visión. Sin embargo, este procedimiento no elimina las arrugas o llamadas «patas de gallo»; casi no elimina los círculos oscuros por debajo de los ojos ni levanta las cejas caídas, ya que esto será solucionado por otras técnicas. Las intervenciones se realizarán con anestesia local y bajo sedación, lo que permite al paciente estar despierto pero muy relajado y que no sienta nada de dolor. El tratamiento de las arrugas perioculares puede ser llevado a cabo también mediante inyección de toxina botulínica en puntos estratégicos de la región periocular, consiguiendo una importante atenuación de las arrugas sin restar expresividad a la cara, y siendo totalmente reversible en 6 meses. 

Órbita y Párpados

Con respecto a los problemas estéticos, el paso del tiempo, junto con factores externos como el frío, el sol intenso, los ambientes muy secos generados por aires acondicionados o las calefacciones, provoca un deterioro de la estructura de la piel que se deja sentir muy especialmente en la cara, y fundamentalmente a nivel de los párpados y contorno de ojos, proporcionando a nuestro rostro un aspecto triste y cansado. Este deterioro puede ser retardado con tratamiento cosmético, pero hay una serie de manifestaciones, como las conocidas “patas de gallo”, “bolsas” en los párpados y cambios de forma y posición de la ceja, que precisan, para ser corregidas, de pequeñas intervenciones quirúrgicas a las que cada vez más recurren tanto hombres como mujeres, con el fin de mejorar su aspecto, para resolver:

 

  • Problemas estéticos de la región periocular.
  • Arrugas perioculares («patas de gallo»).
  • Secuelas de cirugía cosmética previa (retracción palpebral, síndrome de ojo seco…).
  • Alteraciones de la cavidad anoftálmica.
  • Anomalías palpebrales asociadas a cavidad anoftálmica.
  • Excesos de piel y tejido subcutáneo en párpados: “bolsas”.
  • Laxitud de los párpados, descenso de los cantos laterales

Consultorio

Carrera 13 #94 A – 25 / Cetro Ejecutivo Castilla, Consultorio 305 / Bogotá

Teléfonos

+57 319 338 33 56 / (571) 466 09 58

Correo

contacto@inandeyes.com